miércoles

Del archipiélago canario al balear



3 de julio de 2013
Llegó el momento de cambiar de isla de nuevo, esta vez además cambiaremos de archipiélago. Pero antes dedicaremos unas líneas a los últimos días en Gran Canaria.

No hay mucho que comentar cuando se sale de fiesta, siempre lo hacemos para pasarlo bien.

Piscolabis a tope!


En el Mundaka, sin coger olas pero si cubatas.

Aunque este día también lo hicimos algo empañó la noche. Algún malnacido que dedica su tiempo a robar (quizás aprendiendo de lo que este país enseña de sus altos cargos) sustrajo del bolso de Gádor el teléfono móvil sutilmente, ¿el metódo? una raja por la parte baja del bolso sin que ninguno de los allí presentes nos percatáramos lo más mínimo de este hecho.

Al día siguiente nos deleitamos FOR FREE con un espectáculo de la Fura dels Baus.

Aquí os dejamos un VIDEO con parte del espectáculo que vimos.
video

El 9 de julio, como cada año por estas fechas, tiene lugar el campeonato mundial de windsurf en Pozo Izquierdo, al este de la isla. El lugar ideal para este acontecimiento, pues sopla viento fuerte durante todo el año. Pero toda regla tiene su excepción, y fueron justo los días de esa semana los de menos viento del año, ¡de hecho no corría ni una gota!
Eolo(Dios del viento) cogió vacaciones esta semana.



Tablas en la orilla por la falta de viento.

Así pues, visto lo visto decidimos cambiar el plan y darle una oportunidad a Guayadeque, una curiosa zona de interior de la isla, famosa por su paisaje repleto de cuevas y agujeros. 






Antiguamente la gente vivía en estas cuevas. A día de hoy quedan poquitas, pero por suerte aún podemos visitar algunas después de una gran comilona en uno de los llamados “restaurantes-cueva”, famosos por las generosas parrilladas de carne a un precio bastante económico. 
Y ahora sí que sí, vamos a hacer un paréntesis en nuestras historietas canarias. Cambiamos de archipiélago, y nos vamos a Baleares.
Tras una breve escala en Barcelona, cogemos un vuelo de apenas 40 minutos y nos plantamos en Palma de Mallorca. Poco tenemos que ver en la capital así que no perdemos el tiempo y nos dirigimos directamente al sur de la isla, concretamente a un pueblo llamado Colonia de Sant Jordi, lugar de veraneo de Gádor, sin duda uno de los mejores lugares de Mallorca (tanto por sus playas vírgenes, como por el ambiente tan especial y familiar que se respira).
Por mi parte no tengo muchos días y son muchas las cosas que hacer, así que no perdemos el tiempo y junto a Miguel (aita de Gádor) que nos lleva en su zodiac, 


navegamos por las diversas playas y calas bañadas por el Mar Balear, el cual podemos llegar a comparar por sus tonalidades turquesas del agua con el Mar Caribe. 





Un día largo y bien aprovechado que llega a su fin con una estupenda puesta de sol desde cala Galiota difícil de superar.

La mañana siguiente visitamos el archipiélago de Cabrera, Parque Nacional marítimo y terrestre desde 1991 que está constituido por 20 islas de las que destacan Cabrera y Conejera.
Cabrera.
La distancia entre La Colonia y el archipiélago ronda los 20 kilómetros y tardamos alrededor de media hora en llegar. Dado el buen tiempo decidimos darle la vuelta entera, observando una isla que ha conseguido escapar del boom urbanístico que sufrió su hermana mayor.



Miguel y Gádor.
Son unas cuantas las calas por las que pasamos y por lo visto más de una prohibida, nos lo explica un guardacostas mientras amarramos la barca en el pequeño puerto. Amablemente nos da un mapa donde se indica cuales si y cuáles no pueden ser visitadas. El día es caluroso pero merece la pena ascender al castillo que domina la isla desde sus 72 metros sobre el nivel del mar.






De camino a Cabo Blanco para ver otro atardecer paramos en ARTESTRUZ( no dudeis en visitar su web pincahndo aquí), situada entre la carretera de La Colonia y Sá Rapita es algo más que una granja de avestruces. Aquí se hace artesanía con materiales provenientes de los propios animales. Ohad nos enseña la granja y nos cuenta una infinidad de curiosidades sobre estas aves no voladoras.

Con Ohad y una de las avestruces...(todas tienen nombre).


Terminada la visita continuamos hasta Cabo Blanco donde la caída del sol no es lo espectacular que esperábamos dadas las nubes que cubren parte del cielo,

pero sí lo es el paisaje, que da lugar a los acantilados más impresionantes de la isla. 

Sentados a tanta altura y con la inmensidad del mar a nuestros pies, nos quedamos atontados durante unos minutos contemplando esta maravilla que nos muestra el sureste de Mallorca. 



Algunos deciden poner fin a su vida lanzándose por el barranco. 
Volvemos a la colonia antes de que caiga la noche... Una noche que resultó alargarse hasta el amanecer, en compañía de toda la tropa coloniera.

Caras felices antes de un txupito de Cañavalls!
Y esto pasa después de bebertelo.


Último día en la isla antes de poner rumbo a la península de vuelta a Euskal Herria. El día estaba programado para hacer wakeboard (esquí acuático), pero primero la resaca y el calor nos noquean hasta después de comer y segundo y más importante la falta de una tabla para hacerlo…en fin ¡otra vez será!
Con Gádor al mando de “La Gádor” 
 
Yo con las dos Gádor.
nos acercamos hasta la isla de las lagartijas donde se encuentra anclada “La Fuku” de Marco (un llaud típico mallorquín).
 
Cormoranes tomando el sol.
"La Fuku" y la isla de las lagartijas.
 
"La Fuku" y "La Gádor"

Las lagartijas de la isla andaban un poco tímidas este día.

Pasamos la tarde entre baños, snorkel y atardeceres.

Gádor a remojo.

Atardecer con La Colonia de fondo.
19 de Julio han sido unos días geniales pero me toca volver a la península.

"No renuncies solo porque las cosas se pusieron difíciles. Recuerda: Si vale la pena, no será fácil."
--Anónimo--